Las primeras Bomberas de Chile

En 1998, la Junta Nacional de Bomberos oficializó el ingreso de mujeres a sus filas, pero las mujeres ya llevaban años siendo parte de la historia desde varias décadas antes.
En 1946, en la pequeña localidad de Corral, un grupo de mujeres conformó la primera brigada auxiliar femenina.
Esta es su historia.
Revista Ya Foto NotaEra mayo de 1953. Julieta Lovera (85) tenía 16 años y se integraba a la Brigada Femenina de la Primera Compañía de Bomberos de Corral, en la Región de Los Ríos, pueblo frente a la desembocadura del río Valdivia.

Lovera, junto con un grupo de compañeras de colegio, llegaron hasta el cuartel y dejaron su solicitud. Fueron aceptadas y se convirtieron en voluntarias de la pequeña localidad.
Antes de ingresar como voluntaria, Lovera veía a las bomberas de su ciudad en los desfiles y las admiraba.

"Y después éramos nosotras quienes estábamos desfilando", dice Lovera, quien estuvo en la compañía hasta los 18 años. A esa edad se casó y dejó la compañía.

Cuando ingresó a las filas, Julieta Lovera se encontraba estudiando para modista. Tanto ella como sus compañeras contaban con el apoyo de las autoridades de la institución y al escuchar la alarma de incendio, tomaban sus pertenencias y salían del colegio. No tenía que pedir permiso a sus profesores. Al salir, una le preguntaba a la primera persona que veía: "¿Dónde es el incendio"? y de ahí corría hacia allá.

Ahora, 69 años después, sentada en el living de su casa, en Talcahuano, Julieta Lovera habla de su paso por la Primera Compañía de Bomberos de Corral. Hace 55 años se fue de su pueblo natal, junto a su esposo, bombero de la misma compañía, y sus hijos. Pero dice que siempre vuelve a sus tierras. Julieta Lovera recuerda con mucho afecto el cuartel de la compañía. "El cuartel era precioso en esa época. Tenía forma de cúpula. Había un salón de baile lindo para los eventos en beneficio de la compañía".

Atrás irrumpe otra voz. Es Rosa Obando, la hija de Julieta Lovera. Le dice: "Cuéntale qué hacían con el piso". Lovera se ríe. "El piso lo preparábamos para el baile. Le echábamos cera de vela y quedaba brillante y resbaloso. Quedaba especial para bailar".

En 1998, la Junta Nacional de Bomberos oficializó el ingreso de mujeres a sus filas. Sin embargo, la Primera Compañía de Bomberos de Corral ya había hecho historia. En agosto de 1946, se fundó la Brigada Auxiliar Femenina de la Primera Cía. de Corral conformada exclusivamente por mujeres, siendo la primera del país.

Entre barro, polvo y viejas revistas, en el 2017, un grupo de voluntarios de la Compañía de Corral, y el capitán de ese entonces, encontraron un libro de tapa burdeo y que, a diferencia de los otros libros que estaban en el sótano, se encontraba legible y en buen estado.

En su portada se leía: "Libro de registros de socias de la Brigada Auxiliar Femenina de la Primera Cía. de Bomberos de Corral". Entre sus manos, tenían el registro de las primeras bomberas del país.
No le tomaron importancia. Hasta que los homenajes a Delfina Fonseca, quien con 95 años presentaban como la bombera más antigua registrada en el país, a los voluntarios de Corral les pareció curioso. Su brigada era femenina, se había conformado seis años antes que Fonseca ingresara a la institución. Su conclusión hoy es que Delfina era la bombera más antigua activa, pero que las primeras fueron las de Corral.

Rafael Vera, actual director de la Primera Compañía de Corral, lo explica: "Nosotros dijimos, pero si nosotros tenemos a las bomberas más antiguas del año 1946. (...) Siempre supimos que las voluntarias más antiguas de Chile estaban en Corral, era un secreto a voces que había pasado de generación en generación.

En el año 2019, y tras asumir como director, Rafael Vera se enfocó en averiguar quiénes eran las mujeres que fundaron la brigada. Publicó anuncios en grupos de Facebook de la zona para ubicar a los familiares de las bomberas. Así encontraron a la familia de Ninfa Álvarez, quien tiene el N°19 en el registro e ingresó el 28 de abril de 1947. Entusiasmados, coordinaron con su familia para conocerla. Fue imposible: ella murió antes de la reunión.

Tiempo después, la familia llevó el libro de actas de la brigada hasta la compañía. En el libro anotaban todas las actividades que hacían y sus votaciones. La señora, según cuenta Rafael Vera, pudo haber sido secretaria, en su momento. "Tuvo, todo este tiempo, guardado el libro en su armario. Pero la búsqueda no quedó ahí...Una tarde estábamos ordenando la compañía y llegó una señora con su marido diciendo que su abuelita era bombera de Corral. Tampoco nos llamó tanto la atención, le preguntamos el nombre y nos dimos cuenta de que había ingresado a la brigada en el año 1948. Entonces, fue sorpresivo, pensar que alguien de la generación del 48 estuviera viva, era un milagro", cuenta Vera.

Era la familia de Dalila Piña (93). Pero a ella se le había quemado su casa y con el fuego se fueron todos sus recuerdos, entre ellos, sus fotografías como bombera. Sus familiares llegaron a preguntar si tenían fotos. A los días, Rafael Vera junto a una bombera llegaron hasta la casa de Dalila Piña y conversaron sobre su época como voluntaria. En Corral todos se conocen, pero ninguno sabía que la señora Dalila era bombera de la brigada. Dalila Piña ingresó a la brigada el 1 de junio de 1948, siete años antes, lo que la convierte en la voluntaria viva con el registro nacional más antiguo.

Rebeca Yañez es la secretaria general del Cuerpo de Bomberos de Buin y bibliotecóloga de profesión. El 2021 inició el proyecto llamado "Tía Merryweather" (en honor al nombre de las primeras bombas motorizadas que llegaron al país), que busca rescatar la historia de las bomberas. Yañez veía que la labor de las mujeres en los cuerpos de bomberos no era conocida. Siempre se preguntaba: "¿Qué pasa con las mujeres en Bomberos?". Nunca tuvo respuestas, entonces ella buscó las respuestas.

Yañez llegó a la historia de las voluntarias de Corral gracias a Rafael Vera. Él la contactó después de llamar a los Bomberos de Santiago, quienes no le tomaron importancia a la noticia que él les daba: "Las bomberas más antiguas de Chile son de Corral". Dada su insistencia y constancia para que alguien le tomara importancia, le dieron el contacto de Rebeca Yañez. Le dijeron que ella estaba haciendo un trabajo con las voluntarias mujeres.
Al comienzo de la llamada, Yañez tampoco le tomó mucho valor a la información, hasta que Rafael Vera le mencionó el año: 1946. Al escuchar de qué año estaban hablando, Rebeca Yañez se entusiasmó y quería estar al día siguiente en Corral.

En Corral, Rebeca Yañez revisó el libro de registros. Y dice que quedó maravillada. Tomó el libro e hizo un trabajo de conservación. También escaneó sus páginas para tener un registro digital.

"Es necesario reconocer, valorar y visibilizar. Es necesario reconocerse entre mujeres", dice Yañez, para quien las bomberas de Corral no sólo son las primeras voluntarias del país, sino también de las primeras de Latinoamérica, hasta el momento.

La Fundación y Conformación de la Brigada Auxiliar Femenina de la Primera Cía. de Bomberos de Corral, de acuerdo con las indagaciones que han hecho, fue iniciada por las esposas de los voluntarios de la compañía. En su mayoría, agrega Rafael Vera, de origen alemán.

Uno de los descubrimientos más importantes que han hecho es que dentro de las filas se encontraba la Primera Dama de la época, Rosa Markmann, esposa del Presidente Gabriel González Videla.
Ella asumió como directora honoraria de la brigada y, además, ingresó a la brigada el 27 de diciembre de 1946, 4 meses después de la fundación.

Julieta Lovera tiene sus fotos de bombera en un mueble junto a sus familiares. A través de la pantalla, muestra una foto que le sacaron junto a sus compañeras de brigada. Las nombra una por una.
Su época de bombera ha dejado en ella los mejores recuerdos. Hasta el día de hoy, Julieta Lovera sigue cooperando con bomberos.

La brigada femenina tenía como principal labor proteger la zona del incendio y resguardar los bienes materiales que iban sacando desde las propiedades. El uniforme que usaban era una chaqueta de botones dorados, falda y gorro azul marino. Tenían un cinturón negro y en él, un cordón blanco, con el que acordonaban toda la zona. Cada una de las voluntarias sacaba su cordón y los unían.
Tenían una pequeña luma que llevaban siempre consigo. "Con esta luma (apunta la foto que tiene entre sus manos) imponían el orden".

Rafael Vera, director actual de la compañía, las define como las policías de los bomberos. Pero, además, destaca las labores sociales que hacían.
"Hacían trabajos sociales. Siempre colaboraban con la comunidad. Para el terremoto del 60, llegó mucha ayuda y ellas se dedicaron a repartirla".

De acuerdo con lo investigado por Rafael Vera, no hay registro de hasta qué año existió la brigada. Desde la Primera Compañía de Bomberos de Corral iniciaron los trámites para inscribir a todas sus bomberas y así sean reconocidas en la historia.
Este oficio dejó huellas en el corazón de Julieta Lovera. Si bien sólo estuvo 3 años como voluntaria, ser bombera marcó una época inolvidable en su vida.
"Fue muy lindo. Me sentía incluida para ir en ayuda de la comunidad".

Fuente: Revista Ya

Últimas noticias

Más de 100 bomberos se especializan en rescate de accidentes vehiculares

Más de 100 bomberos se especializan en rescate de accidentes vehiculares

Leer
Cuarta Compañía de Bomberos de Combarbalá inaugura nuevo y moderno cuartel en Quilitapia

Cuarta Compañía de Bomberos de Combarbalá inaugura nuevo y moderno cuartel en Quilitapia

Leer
CB de Coyhaique recibe 40 nuevos voluntarios

CB de Coyhaique recibe 40 nuevos voluntarios

Leer

ACCESOS