Álvaro Seitz Scherer, el bombero que resultó quemado en un incendio forestal en Ercilla

Alvaro Seitz Scherer (37) entró como bombero a la Primera Compañía de Ercilla en el año 1998, impulsado por la adrenalina de correr al escuchar la sirena que representa el grito de auxilio de alguien. Esa misma sirena fue la que escuchó el pasado 31 de enero, cuando corrió hasta su cuartel para conducir el carro bomba "B1", en una labor en la que tenía experiencia como maquinista.
Como conductor profesional del Departamento de Educación Municipal de Ercilla, dedicaba su día a día a transportar escolares. Su bus se estacionaba siempre frente al Cesfam de la misma comuna, donde trabaja su esposa Gloria Riquelme (34), quien era testigo de cuando sus jefes lo autorizaban a ir a los llamados que salían.

Ese caluroso miércoles de enero, Seitz debió haber escuchado a través de su radio portátil que el incendio era en una siembra de trigo de la familia Urban. Pero eso no está en su recuerdo. Tampoco está el repentino cambio de viento que llevó una llamarada violenta y rápida hacia el lugar donde estaba él, ni menos el momento en que subió al carro para intentar moverlo y evitar que fuera alcanzado por las llamas.

aseitz-interior2Su memoria borró los recuerdos del accidente y mantuvo sus sentidos apagados pollos cuatro meses en que estuvo en coma en la Clínica Indisa de Santiago, en coma y con riesgo vital, con quemaduras en el 85% de su cuerpo.

A ocho meses de ocurrido un accidente que casi le cuesta la vida y de manera exclusiva con El Austral, habla por primera vez Alvaro Seitz, el bombero que salvó de morir tras ser alcanzado por el fuego en un incendio forestal en la comuna de Ercilla.

¿Qué recuerdas del día del accidente?  Nada. Si me preguntas si en el accidente o después sentí dolor, tampoco. Estuve cuatro meses y medio en coma. Dormido. No sentí dolor. Recién empecé a sentir molestias con los ejercicios de movilidad.
Pero no recuerdo el llamado, la maniobra en el incendio, nada.

Cuando le pregunté a los doctores si era normal que no recordada eso, me dijeron que la mente era muy sabia y que quizás más adelante voy a ir recuperando recuerdos. Pero que por lo pronto, es normal que no recuerde los detalles de cómo me pasó lo que me pasó.

¿ Tuviste que reconstruir el accidente con los relatos de tus compañeros?.
- Yo todavía no me explico cómo me pasó lo que me pasó.

Le he dado vueltas, he hablado con muchos, pero todavía no entiendo cómo fue. Sé que andábamos tres en el carro, pero no tengo nada más en la memoria. A partir de lo que me han contado, he logrado resumir que fue un cambio de viento muy rápido, que en un dos por tres se fue hacia donde estaba yo con el carro y me agarró. No sé si realmente intenté sacar el carro como me dicen pero cuando me lo cuentan puede que sí, que mi instinto me llevara a hacer el intento de salvar la máquina.
 ¿Habías estado en situaciones de peligro en incendios forestales anteriormente?  Sí, varias veces. Más de una. Varias veces nos encerró el fuego en los bosques, pero no recuerdo ninguna en específica en campos de siembras. Por eso todavía no entiendo cómo pasó todo.

 ¿Te sientes un sobreviviente?
- Yo creo que sí pude haber muerto. Tuve muy escaso porcentaje de sobrevivencia. Tenía el 85% de mi cuerpo quemado y sí, estuve a punto de morir. Aquí y allá en Santiago.

aseitz-interiorTuve 30 cirugías, más de 160 transfusiones de sangre. Y me pusieron implante en todo mi cuerpo, porque lo único que no me quemé fue la espalda y los pies. El resto son sólo injertos. Cuando veo el estado en el que quedó el carro, no me explico cómo salí con vida. El uniforme me protegió, pero tampoco hacía milagros. Y quizás si sigo aquí, también es porque me sirvió. Ahí me siento un sobreviviente. Pude haber terminado siendo un mártir pero aquí estoy.

 ¿Qué secuelas te mantienen bajo tratamiento?

 - Perdí nueve dedos de mis manos. Y sigo con pastillas para "mantenerme tranquilo" y no ponerme tan "llorón" y poder dormir más tranquilo, me dijeron. Sin ellas no me cuesta dormir, pero igual es mejor. Me dicen que estas vendas me las voy a poder sacar entre un año y medio o dos años, hasta que cicatricen bien. Es parte de lo que hay que seguir con la rehabilitación, como me lo fueron explicando desde que empecé a despertar y vi a mi mujer al lado. Ahí empecé a comunicarme y conectarme de a poquito con ella, cuando todavía no podía hablar. Después vino la recuperación, con cosas básicas como poder volver a caminar mover los brazos. Ahora estoy en rehabilitación de kinesiología en Victoria, con otros terapeutas en la Mutual de Temuco, además de oftalmólogo, fisiatra y psiquiatra. Mi idea es recuperarme al nivel de llegar a ser lo más autovalente posible.

¿Cómo fue el volver a la casa después de ocho meses en la clínica?

- Todavía no he podido llegar a mi casa porque me cuesta subir la escalera. Estoy en la casa de mis suegros, en el campo. Pero estoy mucho mejor aquí, en mi pueblo, que en Santiago. Me quería venir lo más pronto posible, pero recuperado. Pero sí hubo días en la clínica donde, de estar tan encerrado, me aburría mucho. Pero estoy bien y feliz de volver. Mi familia está bien. Mi hijita está bien, no me quiere soltar, ni salir a ningún lado. Mi señora me conoció siendo bombero así que si me pasó esto por ser bombero... lo siento (sonríe mirando a su señora).

 ¿Has sentido apoyo?

- Estuvieron conmigo mis tíos, mis hermanos, mis primos y más familiares. Me fue a ver mucha gente y me he sentido apoyado por los Bomberos. Se han preocupado por mí. Hay mucha gente de Ercilla Pailahueque, Pidima, Collipulli y de distintos lados, que organizaron bingos para cosas que necesitaba. También desde acá me fueron a buscar a la clínica en la camioneta de Comandancia. Y me he sentido muy apoyado, no tengo nada que decir. Pero acá estoy feliz porque la gente me quiere mucho, soy bien conocido. Podría tirarme de político, ya le he tirado la talla al alcalde para que se prepare... (ríe).

¿Averiguaste cuáles fueron las causas del Incendio?

- No he preguntado y tampoco he querido preguntar. Pero todos sabemos que siempre está metida la mano del hombre. Por tirar colillas o botellas se generan incendios y eso también es por acción humana. Pero no busco el origen y tampoco culpables.

 ¿Vas a seguir siendo bombero?

- Sí, pero ya me dijeron que no puedo salir más a incendios. Y si vuelvo a manejar can os algún día, sólo el tiempo lo dirá. Nosotros somos un Cuerpo de Bomberos de escasos recursos y es algo que se repite en otras partes de Chile.

Pero dicen que están tratando de equiparar la cancha, es algo que va a costar, pero ojalá se logre y que por mientras la gente tome conciencia de que los bomberos somos voluntarios gente que trabaja y tiene familia que deja sus quehaceres para ir en ayuda de otros.

Fuente: Diario Austral de Temuco.


https://www.litoralpress.cl/sitio/msolotexto.cshtml?id=45055621&idT=50949&carp=&busc=&tipop




Últimos artículos

Cuerpo de Bomberos de Temuco registró incremento de incendios forestales

Cuerpo de Bomberos de Temuco registró incremento de incendios forestales

Leer
Exitoso curso de materiales peligrosos en Pitrufquén

Exitoso curso de materiales peligrosos en Pitrufquén

Leer
Accidentes de tránsito involucraron a carros de Bomberos de Lautaro e Isla de Maipo

Accidentes de tránsito involucraron a carros de Bomberos de Lautaro e Isla de Maipo

Leer

ACCESOS